Las Cámaras de Comercio te ayudamos a participar en la economía circular:

Walter R. Stahel: «Hay que tratar los recursos y bienes como un oso de peluche y no como un chicle»

Arquitecto y analista industrial, fue uno de los primeros en esbozar lo que hoy llamamos economía circular en un informe realizado para la Comisión Europea en los años setenta. Fundador y director del Product-Life Institute (Suiza), la consultora más antigua establecida en Europa dedicada al desarrollo de estrategias y políticas sostenibles, en 1983, Walter es también miembro de pleno derecho del Club de Roma.

Durante el Congreso Internacional de Sostenibilidad organizado por Knauf, pudimos conversar con él y repasar sus ideas recogidas en el libro 30 visiones de sostenibilidad donde ahonda en la importancia que tiene la economía circular en competitividad económica, la creación de empleo, el ahorro de recursos y la prevención de residuos.

¿Urge la implantación de una economía circular?

La economía industrial no es compatible con los recursos naturales y vertederos disponibles en el planeta Tierra. En 60 años hemos llenado los océanos con millones de objetos de plásticos de baja tecnología y el espacio con miles de objetos de alta tecnología. Necesitamos crear niveles de vida más altos a partir de un uso de recursos más inteligente. Más a partir de menos. Y la idea está en la propia naturaleza. Agua, biomasa, CO2, estaciones… trabajan en ciclos.

Gobiernos, empresas, sociedad… ¿Es necesario un cambio de mentalidad?

Las condiciones del marco actual premian a los consumidores por consumir. Las subvenciones a los combustibles y los programas para el desguace de vehículos son tan solo dos ejemplos de las políticas de destrucción de stocks para impulsar la economía industrial lineal.

Entonces… ¿lo cree posible?

Los gobiernos tendrán que alinear sus políticas con los objetivos de la sostenibilidad, y tendrán que desarrollar estrategias que combinen la calidad de la vida ambiental, social y económica y en las que la economían circular es un eje fundamental.

¿Qué papel juegan los consumidores?

Los consumidores deben convertirse en usuarios y adoptar una nueva relación de cuidado y protección de los bienes en vez de extraer-fabricar-eliminar. Deben pasar de tratarlos como si fueran un chicle a cuidarlos como si fuera un osito de peluche.

¿La economía circular es beneficiosa para las empresas? ¿Y para la creación de empleo?

Los fabricantes con cadenas globales de suministro pueden perder su ventaja competitiva si no adaptan sus modelos de negocio al nuevo mundo de la economía circular, sobre todo por dos razones: el retorno de la inversión en las plantas de refabricación multiplica al de las plantas de fabricación de los mismos productos, y por otra parte esconde oportunidades de negocio que se hacen visibles al cambiar el foco de la producción al uso y que pueden ser explotadas por los primeros que muevan ficha.

¿Hay que cambiar el tipo de fiscalidad?

Todos aquellos estados que fomenten el desarrollo sostenible tienen que desarrollar sistemas fiscales fáciles de entender y que promuevan la simbiosis de la riqueza económica, ecológica y social.

Y su propuesta…

Yo lo centro en tres pilares. El primero en no aplicar impuestos a los recursos renovables, incluida la mano de obra humana, pero sí al consumo de recursos, emisiones y residuos no renovables. El segundo, se basa en no aplicar IVA a las actividades de conservación del valor de la economía circular. Y un tercero, centrado en conceder los mismos créditos de carbono por la prevención de gases de efecto invernadero que por la reducción de la emisión de gases en procesos contaminantes. Los países deberían dejar de subvencionar la producción y el consumo de combustibles fósiles que en la actualidad suman varios billones de dólares anuales en todo el mundo.